FINITO

José Araujo de Souza

Cuando nos miramos al espejo y ya no vemos, ahí,
reflejada, nuestra imagen;
Cuando caminamos por las calles, durante horas, y ya no nos damos cuenta
ninguna sonrisa dirigida a nosotros;
Cuando el dolor de la emoción herida en nuestro pecho es mayor,
mil veces mayor que el dolor físico;
Cuando el amor que tenemos para dar es tan grande y tan desesperado
que no nos atrevamos a dejarlo con quien queramos;
Cuando necesitamos tener mucho y sentimos que la fracción de tiempo aumenta
entre las gotas que recibimos es mejor, mucho mejor, que dejemos que nuestro cuerpo se quede
tendida, escorzada, andrajosa y miserable, sin velas, sin flores, sin nada, en una zanja lejana o en cualquier lugar remoto de un camino que no lleva a ninguna parte.
Así, sin ninguna cruz como referencia, tendremos paz y reconocimiento de nuestra verdadera condición de muertos insepultos.

https://go.hotmart.com/P44983709K

https://go.hotmart.com/P44983709K?dp=1

Deixe um comentário

Preencha os seus dados abaixo ou clique em um ícone para log in:

Logotipo do WordPress.com

Você está comentando utilizando sua conta WordPress.com. Sair /  Alterar )

Foto do Google

Você está comentando utilizando sua conta Google. Sair /  Alterar )

Imagem do Twitter

Você está comentando utilizando sua conta Twitter. Sair /  Alterar )

Foto do Facebook

Você está comentando utilizando sua conta Facebook. Sair /  Alterar )

Conectando a %s