Ama lo que querías


Gil Vicente


Apelaciones de colopendio
Porque Amor así lo quiso,
que mi maldad dura tanto,
no tardes triste felicidad,
que el dolor no me duele,
y sin ti no tengo cura.

Huyes de mi sabiendo bien
Paso un peligro marino,
y sin ti me iré tan desierto
que cuando me cuido que lo hago bien,
Me voy a salir del camino.
Porque esas carreras sigo
y con tal dicha nación
en esta vida, en la que no vivo,
que me cuido que estoy conmigo,
y estoy fuera de mi mente

Cuando hablo, callo;
cuando estoy, entonces camino;
cuando camino, estoy abajo;
cuando duermo, estoy despierto;
cuando me despierto estoy soñando;
cuando llamo, entonces respondo;
cuando lloro, luego me río;
cuando me quemo, tengo frío;
cuando me muestro, me escondo;
cuando espero, sospecho.

No se si se lo que digo
que no lo hago bien;
huir de mi peligro,
Me estoy acercando más y más
para tener más guerra conmigo.
Me prometen unos cuidados vanos
mil mundos favorecidos,
con el que descansarán;
y los encuentro todos cambiados
en otros mundos perdidos.

Ya no me atrevo a importarme
ni puedo estar sin preocupaciones;
Me mato por suicidarme,

donde estoy no puedo estar
sin estar desesperado.
Me parece cuanto veo
Todos tristes con la oración:
cosas que no van ni vienen
estos son los que quiero,
y lo siento por ellos.

No espero medicina,
porque eso, en lo que profundizo,
espérame, la quiero tanto,
tiene el corazón de Nero
espera a sacarme del mundo.

Gil Vicente, en ‘Antología poética’
Enviar feedback
Histórico
Salvas
Comunidade

Deixe um comentário

Preencha os seus dados abaixo ou clique em um ícone para log in:

Logotipo do WordPress.com

Você está comentando utilizando sua conta WordPress.com. Sair /  Alterar )

Foto do Google

Você está comentando utilizando sua conta Google. Sair /  Alterar )

Imagem do Twitter

Você está comentando utilizando sua conta Twitter. Sair /  Alterar )

Foto do Facebook

Você está comentando utilizando sua conta Facebook. Sair /  Alterar )

Conectando a %s